Usamos COOKIES para mejorar su experiencia de usuario. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. CERRAR AVISO Más información
CENTRO DE DESARROLLO COMARCAL DE TENTUDIA - PORTAL OFICIAL
Comienza la navegación principal Fin de la navegación principal
miércoles, 23 agosto 2017
Estas en: Inicio > COMARCA DE TENTUDÍA > NATURALEZA > FAUNA
Mapa de contenidos de Turismo
COMARCA

FAUNA

La complejidad de escenarios naturales y agrosistemas que se alternan en Tentudía desde las elevaciones montañosas hasta las cuevas subterráneas, pasando por embalses, arroyos, huertos, pastizales, dehesas y bosques ha permitido la vida a una heterogénea fauna, que hasta nuestros días ha convivido en perfecto equilibrio.

Será pues fácil contemplar y oír al Pico picapinos tamborileando en los extensos bosques de coníferas o al mochuelo posado en su olivo al crepúsculo. Diferentes especies de águilas, buitres y cigüeñas frecuentan los cielos de Tentudía, así como otras aves preferirán la protección del medio terrestre; avutardas, sisones, ortegas, o gangas se asientan en los extensos llanos del norte.

El monte cobija a mamíferos salvajes de gran importancia en la ecología del lugar; ciervos, jabalís, conejos, zorros, jinetas, meloncillos, tejones y nutrias, entre muchos otros, salpican el territorio de Tentudía. Destacan también las importantes colonias de murciélagos, la mayoría de ellos protegidos, así como las especies piscícolas, con ocho endémicas, los anfibios y reptiles.

Ciervo (Cervus elaphus) Ciervo (Cervus elaphus)

Quizás el animal más representativo de nuestros bosques sea el ciervo. Tras el caluroso verano, coincidiendo con la llegada del otoño, los imponentes venados se congregan para lanzar su llamada de amor: es la berrea. Este espectáculo natural se puede presenciar anualmente en las sierras de Tentudía, requiriendo un máximo respeto.

La alimentación del ciervo es estrictamente vegetal y es fácil observar su paso por las señales dejadas en troncos y ramas. Anualmente, cuando las cuernas han terminado de crecer, los machos restriegan contra los árboles su cornamenta para desprenderse del terciopelo que la recubre.

Escarabajo pelotero (Scarabeus sacer)Escarabajo pelotero (Scarabeus sacer)

Como su nombre común indica, el escarabajo pelotero transporta sorteando cualquier obstáculo una bola de excremento desde donde la formó hasta el lugar que elige para enterrarla.

Juega este coleóptero un importante papel en nuestros ecosistemas mejorando la estructura y calidad del suelo gracias al depósito de las bolas de estiércol, donde las hembras depositan sus huevos para que las larvastengan alimentos al nacer. Actúan pues como discretos basureros de la naturaleza.

Avutarda (Otis tarda)

Cuando el viajero atraviesa las grandes extensiones de nuestra campiña, apenas puede imaginar las peculiares formas de vida que estas llanuras desarboladas albergan. Especial interés tienen la comunidad de aves que habitan en la campiña, como la avutarda. Este ave, pariente de las grullas, alcanza el metro de altura y casi los 16 kilos de peso.

El plumaje y conducta nupcial de los machos resulta, si cabe más, espectacular por sus llamativos bigotes y su característico saco pectoral y por las bellas demostraciones de celo, con bailes y otros galanteos. Este gigante alado, el mayor de Europa, perfectamente adaptado a nuestras latitudes, están especialmente protegidos a fin de seguir contando con su majestuosa presencia en nuestros campos.

Abejaruco común (Merops apiaster)Abejaruco común (Merops apiaster)

De África llegan cada primavera estas aves multicolores de vivísimos y alegres voces, causando la admiración de observadores y amantes de las aves.

Son especialistas en la captura de insectos al vuelo (abejas, avispas, libélulas,...) y suelen instalarse en taludes arenosos donde horadan sus nidos haciendo profundas galerías horizontales de hasta dos metros que conducen a una amplia cámara ovalada. Para tal construcción llegan a extraer hasta 10 Kg, lo que supone un considerable esfuerzo para unas pequeñas aves cuyo peso medio es de 60 gramos.

Buitre leonado (Gyps fulvus)Buitre leonado (Gyps fulvus)

Con su impresionante envergadura alar, que alcanza los dos metros y medio, el buitre leonado, normalmente en grupo, aprovecha las térmicas ascendentes de aire para desplazarse. Es fácil observarlos en el cielo de Tentudía o, con suerte, posado o comiendo carroña en nuestros campos.

Son aves gregarias que obtienen grandes ventajas de su vida en sociedad, como la búsqueda de alimentos. También pueden observarse en la comarca sus parientes; el buitre negro (Aegypius monachus) y el alimoche (Neophron pernopterus).

Sapo corredor (Bufo calamita)

Aunque sus cortas patas no le permiten saltar, el sapo corredor es capaz de correr con cierta rapidez, prefiriendo suelos arenosos y terrenos sueltos donde poder excavar para ocultarse. De actividad nocturna, este anfibio se alimenta de insectos y lombrices, acudiendo a charcas y arroyos para atraer a sus congéneres con estridentes reclamos y posteriormente realizar la puesta de huevos.

Es fácilmente distinguible por su pequeño tamaño (6 a 9 cm) y su color pardo verdoso, presentando en su dorso grandes verrugas rojizas y recorrido longitudinalmente por una característica franja amarilla.Cigüeña blanca (Ciconia ciconia)

Cigüeña blanca (Ciconia ciconia)

La cigüeña blanca o común se ha convertido en el inquilino alado de los campanarios extremeños, siendo familiar su presencia en nuestros pueblos, retornando en grandes grupos, por San Blas, a los parajes donde nacieron, siendo cada vez más frecuente que algunas se queden todo el año entre nosotros.

Característico es el sonido que emiten en diferentes circunstancias, conocido como crotoreo tan popular en todos los pueblos de Tentudía. Algunos de nuestros más antiguos edificios, torres o árboles singulares albergan hasta decenas de nidos de grandes proporciones, donde parejas que se unen de por vida conviven en colonias.Cigüeña negra (Ciconia nigra)

Cigüeña negra (Ciconia nigra)

Más escasa y solitaria es la inconfundible cigüeña negra, que vive en los recónditos bosques tratando de pasar inadvertida. Sobre su negrura destaca el color rojo de pico y patas y un vientre blanco puro. Son pocas las cigüeñas negras que quedan en España, limitándose al cuadrante suboccidental de la península, por lo que su protección es total.

CENTRO DE DESARROLLO COMARCAL DE TENTUDÍA
Avda. de Portugal, 29 - Telfs: 924517193 y 924517201 - Fax: 924517169 - 06260 Monesterio - Badajoz - España

correo@tentudia.com

Logos